ESA VIBRACIÓN CUANDO PRACTICAMOS DESDOBLAMIENTO ASTRAL O VIAJE ASTRAL

La sensación de vibración en todo nuestro Cuerpo Físico o en parte de el, cuando hacemos alguna práctica de Desdoblamiento Astral, es un síntoma del Viaje Astral. No a todos les sucede pero en sus primeras prácticas, es seguro que muchos lo van a experimentar.

Cuando sentimos que nuestro cuerpo vibra, lo mejor es, conservar la serenidad, pero es lógico que en la primeras oportunidades, nos entusiasmemos mucho, y eso, interrumpirá el proceso. También es lógico que sintamos miedo, ese sentimiento hará latir nuestro corazón fuertemente, porque nos estaremos enfrentando a la posibilidad real de abandonar nuestro Cuerpo Físico. Muchas personas dirán que no tiene que ser así, pero en realidad, una cosa es oír, leer, ver una película donde la gente deja su Cuerpo Físico para ir a otras realidades, y otra es, estar en la circunstancia de hacer lo mismo.




Solo la práctica constante es la que nos va a dar la serenidad necesaria para no alterarnos cuando sintamos algún síntoma del Viaje Astral, en este caso esas vibraciones. En esto, el Desdoblamiento Astral, es como cualquier actividad que realizamos en la Tercera Dimensión, sino, recordemos cuando hicimos alguna actividad por primera vez; es seguro que nos pusimos nerviosos e inseguros, y que nuestro ritmo cardiaco se elevara a las nubes . Luego, con el tiempo y la repetición, la actividad se hizo fácil, y comenzamos a experimentar la confianza necesaria para manejar las diferentes variables que pudieran aparecer. Pues igual, en el Viaje Astral, es lo mismo, nadie en la primera práctica, y ante los primeros síntomas, puede mantener la serenidad y la calma necesarias, pero no hay nada que el tiempo y la repetición de determinada actividad no solucionen, por eso existe el dicho: "la práctica hace al maestro".

En la medida que vayamos practicando salir al Astral conscientemente, los diversos síntomas se nos harán cada vez más naturales y, perderemos el miedo, y una seguridad y valentía desconocidos, nos irán invadiendo. La sangre fría y el desapego que se necesitan para abandonar el Cuerpo Físico conscientemente,  poco a poco, se hará parte de nuestra psicología.

Todo el secreto del Desdoblamiento Astral, está en encontrar el momento en que no estamos ni despiertos ni dormidos. Eso es todo, no hay más para salir al Astral, por eso es que insisto tanto en ese estado. Cuando estamos en el estado de no saber si estamos despiertos o dormidos, es que comenzamos a sentir esas vibraciones. El sentirlas, nos indica que nuestro Cuerpo Físico ya se está durmiendo, pero nosotros seguimos despiertos, nuestra Conciencia, no se ha dormido. Entonces, como no nos hemos dormido con el Cuerpo Físico, lo que estamos percibiendo en realidad es a nuestro Cuerpo Astral, es decir, estamos conscientes en ese cuerpo, y comenzamos a conocerlo y sentirlo.

En ese estado especial, aunque nuestra conciencia esta despierta, no manejamos la misma psicología que acostumbramos en la Tercera Dimensión, ese estado mental, propio del Astral, es imposible de describir, solo puede ser experimentado; en ese estado, muchas veces es difícil recordar lo que debemos hacer cuando se da, para eso, lo que debemos hacer es repasar muchas veces nuestra estrategia, para que así quede grabada en el subconsciente, así, cuando estemos en el estado especial, naturalmente sabremos qué hacer.

Cuando sintamos la vibración, lo mejor es no moverse. Hay que relajarse, abandonarse, sin miedo ni alegría, sin ansiedad, sin desesperación. Lo mejor es, pasivamente, observar  que continúe el proceso de cómo es que nuestro Cuerpo Físico queda dormido. Cuando hacemos eso, las vibraciones pueden hacerse muy fuertes, e incluso podríamos sentir olas de electricidad atravesando nuestro Cuerpo Astral. Dependiendo de las personas, muchas de ellas pueden sentir que se elevan, o, que algunas partes de su cuerpo quieren elevarse. Ante todos estos síntomas, debemos mantenernos serenos, y tranquilos. Entonces, en ese estado especial, y cuando los síntomas se hacen fuertes, uno tiene que tomar el control, y así,  se deja de ser un observador pasivo de los acontecimientos. Es recomendable esperar todo este proceso, porque si no lo hacemos, despertaremos a nuestro Cuerpo Físico, y la práctica fracasará  Muchas personas pierden oportunidades por este motivo, porque se apresuran a levantarse, y como su Cuerpo Físico todavía no está lo suficientemente dormido, se levantan con el.

Tomar el control de la situación activamente es, levantarse del lecho intencionalmente, si lo hemos hecho bien, sentiremos que vamos dejando nuestro Cuerpo Físico dormido y una extraña y nueva realidad se irá abriendo a nuestros ojos.


  
Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.