LA OTRA REALIDAD CONVERSACIONES CON ELAM (20)



—Cuando ya no estés en tu Cuerpo Físico, aún podrás sentir al ser que te sostiene, no te preocupes, es así. Déjate llevar y trata de no intervenir, ellos se encargarán de que experimentes diferentes procesos curativos. Solo te hago una advertencia: nunca aceptes quedarte con ellos. Hasta que no tengas el nivel de Conciencia, que te permita saber exactamente cuáles son sus intenciones, lo mejor es tenerlos solamente de amigos, pero sin ningún compromiso; tómalos como una etapa en el perfeccionamiento de tus habilidades astrales. El contacto con estos seres hará que tengas que despertar con urgencia. Los tratos y contratos que se pueden celebrar con ellos, no pueden ser aceptados en el estado de Conciencia básico en el que te encuentras.
—Pero debe haber algunas claves para saber quiénes son, y qué quieren.
—Lamentablemente en estas circunstancias no se puede aplicar el dar ciertas claves para que un Explorador Astral sepa con quien meterse, y con quién no. El dar claves o elementos que permitan saber si alguien es “bueno” o “malo” en el Mundo Astral, sería una pérdida de tiempo, y pondría en serio riesgo a los que las usaran. Así, cada quien debe despertar, discernir, ampliar su Conciencia, y someter a prueba a los diferentes habitantes del Astral para saber sus verdaderas intenciones. Esto es así porque los niveles de astucia y enmascaramiento, que poseen muchas entidades astrales, está a un nivel que el ser humano ni siquiera ha imaginado. Si se dan claves, es seguro que esos seres  las usaran para engañar al Explorador Astral confiado, y sin Conciencia desarrollada. La Conciencia despierta es la única que no podrá ser engatusada, ella es la única que tiene todas las capacidades para poder salir airosa de un encuentro en el que las estrategias de manipulación y sometimiento, adquieren matices a los cuales no estamos acostumbrados los seres humanos; así, este tipo de experiencias, deben tomarse con calma. Debes dejar de ser el tonto que cree todo lo que oye, y ve.
—Ya quiero que me lleven esos seres —dijo Julius emocionado.
—Pues espero que estés a la altura de la circunstancia y no salgas corriendo la primera vez —comentó Elam riendo.
—¿Tan difícil es?
—No. Es algo nuevo, muy nuevo. A propósito, ahora quiero hablar de algo que si no te ha pasado ya, seguro que te va a ocurrir. Muchas personas viven la experiencia de sentir la presencia de algo extraño cuando están a punto de dormir. Esta presencia puede ser sentida al lado de uno, incluso puede intentar tocarnos; también puede sentirse como si alguien caminara por sobre nuestra cama, y muchas veces puede mostrase frente a nosotros.
—Una vez me pasó. Alguien vino; me dio tanto miedo que no quería desdoblarme por varias semanas.
—Menos mal que fueron solo algunas semanas, a otras personas les toma algunos meses, o años, retomar sus prácticas.
—Estaba aterrado, maldecía el día en que me enseñaste todo esto.
—Pues no era para tanto. Como viste, esas experiencias se pintan bastante reales, y lucen así, porque lo son.
—Eso estaba en mi habitación, junto a mi cama, creo.
—Esas visiones y sensaciones, pertenecen al Astral. Cuando percibes esas presencias, no lo estás haciendo con los sentidos del Cuerpo Físico, lo estás haciendo con tu Cuerpo Astral, que todavía está allí en tu Cuerpo Físico esperando que esté lo suficientemente dormido para poder salir al Astral. Eso es lo que causa confusión, y te hace suponer que estas percibiendo el Mundo Tridimensional, cuando en realidad estas percibiendo ya, la Quinta Dimensión.
Hay muchas entidades vagando por las diferentes dimensiones invisibles, como solo podemos percibir el Mundo Físico, no logramos verlas ni sentirlas. En el proceso del sueño, cuando estas a punto de dormir y el Cuerpo Astral se está preparando para abandonar tu Cuerpo Físico; o cuando de pronto  despiertas en la noche y quieres seguir durmiendo, es que puedes percibir estas entidades, porque estas en el estado clave para el Desdoblamiento Astral, es decir: ni dormido, ni despierto.
—Entonces no estaba en mi habitación.
—Sí, y no. Creías que era tu habitación porque todo lucía igual, pero ya era el Astral. Cuando te topes con esas entidades, debes comprender que los adjetivos, bueno, malo, diabólico, angelical, no pueden ser aplicados, porque esas palabras corresponden a nuestra civilización.
Muchas de las entidades molestas, que causan miedo o que atacan de muchas maneras, son creadas por nosotros y la civilización humana las ha llamado defectos. Llegar a saber que la ira existe, que tiene un cuerpo, y que de cierta manera es consciente gracias a que parte de tu Conciencia ha sido secuestrada, manipulada, y sometida al condicionamiento particular de esta; que habita en ti, y cuando se le da la oportunidad, toma posesión de tu Cuerpo Físico, y lo hace gritar, golpear, insultar, y cometer un grave crimen como un asesinato, es importante. Esta verdad te sonaría a cuento, y nunca la tomarías en serio si no hubieras podido salir al Astral de forma consciente; vivirías auto engañado creyendo que eres iracundo porque así naciste, o porque lo heredaste del abuelo ¿Recuerdas las personas que vinieron?
—Sí, las que querían atacarme.
—Equivocadamente te han enseñado, que debes favorecer y aceptar, lo que se conoce como virtudes; negar, despreciar, y ocultar tus defectos. Esto ha hecho de tu vida un infierno, porque has quedado dividido: te has pulverizado en miles de detalles considerados malos, los que por tanto has negado, y condenado a la sombra, sin darte cuenta de que al hacer eso, estabas en realidad castrando, y mutilando tu alma. Entonces, si queremos trabajar en la ira por ejemplo, y la aceptamos como una parte de nuestra psicología, y con profundo amor le damos la bienvenida luego de muchos años de haberla marginado, menos iracundos seremos, y la entidad llamada ira, perderá fuerza. Este proceso mágico, se da gracias al simple hecho de aceptarse y amarse incondicionalmente tal y como uno es; entonces, la alquimia sucede, el plomo se transforma en oro, y algo conocido como defecto, en este caso la ira, se transforma en serenidad, amor, y se incorpora a nuestra psicología.
Entonces, cuando sientas alguna entidad del astral que es creación tuya, lo más importante es que tengas la profunda certeza de que nada malo puede pasar; debes tranquilizar tu mente, tus sentimientos, y emociones. En ese momento, debes generar dentro de ti, un estado de profundo amor, e irradiar esa energía a la entidad atacante; si haces eso, la entidad sencillamente, deja de molestar; luego, si eres capaz de salir al Astral conscientemente, puedes conversar con ella. Puedes preguntar por ejemplo ¿Por qué hace esas cosas? ¿Qué es lo que busca? ¿Qué es lo que quiere? Finalmente, puedes abrazar a la entidad, y con profundo amor, aceptarla como parte tuya. Al actuar de esta manera, muchas de las entidades del Astral que son creaciones nuestras, dejan de molestarnos, porque las hemos transformado y hemos asimilado su esencia en nuestra alma. Lo que no funciona es la represión de cualquier defecto. Lo mejor es decir: bienvenida envidia, se que eres parte mía, sé que por muchos años te detesté y te marginé, hice eso porque creí que eras extraña a mí, hice eso porque equivocadamente pensé que pecaba; ahora me doy cuenta que también eres parte de mi alma desfigurada por la ignorancia, y con amor, te doy la bienvenida, aquí, a tu hogar. Cuando haces eso, mágicos procesos desencadenan reacciones muy profundas e íntimas; integraciones subconscientes más allá de toda comprensión suceden, e iluminan la oscuridad en que nos hallábamos.
—Me da miedo convertirme en un monstruo si hago eso —interrumpió Julius.
—El tomar esa actitud —continuó Elam—, no va a transformarte en degenerado. El amor con el que te aceptas, realizará mágicos procesos de transformación. La magia de la Conciencia hace que el aspecto destructivo de ese defecto, se transforme en algo parecido a lo que esta civilización humana conoce como virtud, pero no es específicamente una virtud, sino que es la expresión de la Conciencia que ha incorporado a su naturaleza, una nueva parte que estaba marginada, separada, y odiada.
Ahora ¿Qué hacer si alguna de estas entidades que no ha desaparecido con el proceso de aceptación, nos sigue atemorizando y atacando? Primero que nada, hay que aprender a salir conscientemente al Astral.
Hay muchas formas de librarse de una entidad molesta; todas ellas requieren serenidad, valor, arrojo, y desapego. Es necesario un alma de guerrero, impecable, sincera consigo misma, que ha dejado atrás el auto engaño, y la autoconmiseración; con esas cualidades, puedes enfrentar una entidad astral.
Derrotar a un defecto, puede llegar a ser una tarea bien pesada, porque esta consta necesariamente de luchas en el Astral; cuando después de muchas batallas se acaba con el defecto, este libera la parte de nuestra psicología que estaba deformando, y es eso lo que se incorpora a nuestra alma.
Entonces, cuando estés a punto de abandonar tu Cuerpo Físico, y sientas que te tocan, y te sujetan de alguna parte del cuerpo, hay que mantenerse tranquilo. La salida fácil a esto sería levantarse, ir al baño, lavarse la cara, despertar totalmente, y esperar que no vuelva a ocurrir; pero se repetirá, tal vez por el resto de tu vida, y lo que se quiere, es solucionar el problema definitivamente; para lograr esto: debes tratar de salir consciente a la Quinta Dimensión, y saber qué, o quién, te agrede. Una vez estés en la Quinta Dimensión, seguramente verás a la criatura astral. Allí, sin importarte su apariencia, ni su tamaño, deberás atacarla con mucha decisión. La lucha tiene que ser la de un guerrero que se juega en esa batalla, todo o nada. Hay que tener mucho valor, convicción, imaginación, y astucia, para vencer a esas criaturas. Las cualidades ganadas en el proceso de asimilación de tus defectos, ayudarán mucho en esta etapa. Muchas veces te descubrirás más valiente, más osado, y más confiado de lo que imaginabas eras; eso es bueno, quiere decir que tu alma está pasando por el proceso de integración, exitosamente.
Una de las mejores cosas que puedes hacer en el Astral, es recurrir a cualquier estrategia de súper héroe. En el Astral podemos ser cualquier personaje de fantasía, cualquier súper humano que queramos; bastará entonces sólo con creer realmente, que eres alguien con súper fuerza, o que tienes algún poder supra humano, para que eso seas. Con esta estrategia, puedes vencer a cualquier entidad del Astral.
Todo eso, te llevará a comprender que la prueba de fuerza con una entidad astral, no es solo eso, es sobre todo, la comprobación de cuan serio estas siendo en tu formación de guerrero; es una prueba de la fortaleza mental, y emocional, que has desarrollado. En esta prueba sabrás si realmente eres valiente, sereno, desapegado, astuto, e inteligente.
Los ataques no terminarán de un día para otro. Generalmente el proceso tomará varios años, pero si se está buscando la liberación, no hay otro camino. Si tienes esas experiencias, no es porque estés poseído y hayas hecho cosas diabólicas y malvadas, es solo que, ya estás en condiciones de comprender que la vida es mucho más rica en expresiones creativas, y que este mundo, no es todo lo que hay.
El enfrentamiento cara a cara con una entidad del Astral, no es muy recomendable, pero es inevitable en la formación integral de alguien que va a explorar la Quinta Dimensión. Si te las pasas peleando con cuanta entidad astral encuentres, vas a lograr desarrollar muchas características que te van a servir en la lucha, como la pérdida de miedo a estos entes, el valor, el abandono, la astucia, y la serenidad e inteligencia en batalla; eso es algo bueno, pero seguir solo ese camino no es muy recomendable, es una vía larga e interminable, porque siempre habrá alguien más con quien luchar.
El que salgas airoso, o derrotado, de una de estas batallas astrales, definirá el tiempo que demorarás en adentrarte en ese mundo. Es seguro que en las primeras batallas, salgas despavorido del Astral, y despiertes con el corazón saliendo de tu pecho, pero es así, siempre las primeras experiencias de este tipo, tienden a ser dramáticas.
—¿Si me derrota una entidad astral, puedo morir?
—En la lucha con una entidad astral en la Quinta Dimensión, si eres derrotado, no sucederá nada, salvo que seguirás siendo víctima de esa entidad; no hay peligro real de perder la vida, y, si se diera el caso de que estas siendo muerto en el Astral, estoy segura, una impresión tan fuerte, te traería de vuelta inmediatamente a tu Cuerpo Físico y despertarías, como ocurrió conmigo.
Probablemente las peores entidades que atacan, sean las entidades lascivas; ellas también son nuestras creaciones mentales, y su fin específico es, atacar sexualmente a su víctima.
El impulso sexual intenso pero reprimido, es el culpable de estas creaciones. Básicamente son entidades construidas a base de energía mental más energía sexual, y las hemos creado a través de procesos imaginativos en los que estaba involucrada excitación sexual. Generalmente las mujeres creamos entidades masculinas, y los varones, femeninas; aunque, a causa de la libertad sexual, la creación de entidades astrales lascivas de sexo igual al del creador, es común.
—Últimamente, cuando estoy haciendo alguna práctica para salir al Astral, he comenzado a oír voces, muchas voces que me llaman de mi nombre ¿Qué es eso? —preguntó Julius.
—Cuando ocurre eso —continuó explicando Elam—, tu Cuerpo Físico, generalmente ya está dormido, mientras tú quedas despierto en el Cuerpo Astral, por eso puedes escuchar voces. Como sabes, esas voces son las manifestaciones de las diversas entidades que existen en la Quinta Dimensión, pero cuando nos llaman usando nuestro nombre, lo que están tratando de hacer, es asustarnos, o confundirnos. Estas voces a veces son amables y bien entonadas; otras, son agresivas e intimidantes; y algunas veces, se tornan burlonas y amenazantes.
—Es así.
—Lo más importante, es no sentir miedo. La mejor estrategia, es ignorarlos totalmente pase lo que pase, y continuar la práctica. Es posible que al principio fracases, pero en poco tiempo irás conociendo los detalles, y lograrás superar esa etapa. Muchas veces lo mejor será, con energía y autoridad, que ordenes callar a la entidad, entonces dices: “¡Cállate!”, y las voces cesarán; si no lo hacen, es porque no tienes autoridad, ni energía, entonces, esas entidades te asustaran aún más.
La autoridad viene de la seguridad en nosotros mismos. La autoridad no es otra cosa que la expresión de nuestro carácter de guerreros. Este tipo de autoridad no es el que conocemos en la Tercera Dimensión donde generalmente algo externo, es lo que nos da el poderío para hacer algo. La autoridad basada en signos externos como son: el dinero, las armas, alguna posición social, religiosa, militar…etc., no sirven en el Mundo Astral. Cuando acabas con el programa humano través de la aceptación incondicional de ti mismo, en lo más profundo del alma se va forjando un elemento dinámico y lleno de poder: esta es la Conciencia; ella va despertando, y asumiendo las acciones, sentimientos, y pensamientos de la persona, dándole atributos más allá de las reglas, la moral, la ética…etc. Cuando la Autoridad es la expresión de esa parte que ha despertado, no hay nadie en el Astral, que se resista a sus órdenes.
El camino de estar consciente en el Astral, está lleno de trampas y barreras; lo importante de todo esto es comprender que las trampas y barreras, las ponemos nosotros mismos. Hacemos eso, porque tenemos una parte muy perversa, que sabe que despertar, es dejar el mundo y dejar de hacer lo que todos hacen; esa parte es la que nos tiende celadas, y nos pone obstáculos. Esa parte es la que genera esas voces, muchas veces para amedrentarnos, y desanimarnos; cuando no lo logran, entonces se vuelven amigos, y supuestamente nos ayudan: nos muestran mundos alucinantes que no son reales, y pretenden enredarnos en sus tretas para extraviarnos. Debes darte cuenta de todo eso, para no ser engatusado, y perder el tiempo.
Si consigues estar sereno cuando oigas las voces, y luego logras salir de tu Cuerpo Físico, encontrarás allí a los autores. Se verán como humanos con rostros extraños, o tendrán formas monstruosas, ellos, también son tus defectos. Frente a ti estarán, tu envidia, tu ira, tu alcoholismo...etc. Si lo deseas puedes hablar con ellos. No hay que temer porque son parte tuya, y aunque se pongan ofensivos y agresivos, simplemente hay que ordenar que dejen de actuar así. Si no hacen caso y se te abalanzan, habrá que luchar; en la lucha, no debes esperar piedad, porque no la tendrán. Su objetivo es desanimarte o extraviarte de tu camino; tendrás que pelear como un guerrero: quiero decir que deberás recurrir a cualquier argumento conocido, o no conocido, para no fracasar. Si tienes la suficiente Conciencia y serenidad, puedes aceptarlos con amor como te expliqué.
Hay otras voces que provienen de entidades que no son parte de nuestra psicología; a muchas de ellas tampoco les interesa para nada que despertemos en el Astral, porque nos usan de diferentes maneras. Ellas posiblemente sean las más difíciles de vencer. Son muy fuertes y tienen algunos poderes que funcionan gracias a nuestra subjetividad. Aprovechan nuestras debilidades usando hábilmente lo que nos gusta, y lo que no nos gusta; las cosas que amamos, y las que odiamos; lo que nos hace felices, y lo que nos entristece. Absolutamente todo lo que conforma la psicología humana, es usado para conseguir sus fines. A estas entidades también se las puede controlar con autoridad; si uno es fuerte, y tiene dominio y energía, ellas sencillamente no pueden hacer nada; si muestras alguna debilidad, ellas te atacarán, y usaran esas debilidades a su favor.

 De venta en Amazon:

Amazon CA:https://www.amazon.ca/dp/B00BSYEBG6 
Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.