DESDOBLAMIENTO ASTRAL: MIRAR CON LOS OJOS CERRADOS


Cuando cerramos los ojos, lo que hacemos luego es perdernos en un mar de imágenes, pensamientos, diálogos, internos, etc. Poco a poco nos adormecemos, el cuerpo comienza su descanso entrando en las diferentes fases del sueño, nuestra conciencia sigue al cuerpo físico, finalmente, quedamos dormidos y comenzamos a soñar. Este proceso se da siempre que dormimos, nadie se cuestiona siquiera, si es que hay otra manera de dormir. Descansar así, con la conciencia dormida y soñando es el caso común de la humanidad. El desdoblamiento astral, no es otra cosa que dejar de soñar. Es estar consciente mientras nuestro cuerpo físico está durmiendo. El desdoblamiento astral, es un acto consciente, deliberado, que hace la persona, cuando se ha dado cuenta de que está dormida.





Hay muchos métodos para desdoblarse, los mejores,  permanentes y que además producen profundos cambios en el ser humano, son los basados en el despertar de la conciencia; cuando se logran desdoblamientos astrales, despertando la conciencia, esta habilidad natural en el ser humano que está dormida, se hace natural y permanente, no importa que muramos a medio camino, lo ganado ya nunca se perderá y la siguiente vez que estemos en este planeta sencillamente continuaremos nuestro camino.


Hay una forma de desdoblarse astralmente que no requiere de mantras ni ninguna otra cosa salvo nuestra concentración en el estar conscientes. Esta consiste en mantener la atención que tenemos cuando estamos despiertos luego de haber cerrado los ojos.


PRACTICA


Es mejor hacer esta práctica cuando uno ya se va a dormir.


Ya echados cómodamente en nuestra cama, no importa la posición que uno adopte, estar lo más consciente posible.


Fijar la vista en algo, hacerse consciente de cómo es que enfocamos los objetos, como es que vemos.


Una vez hecho consciente esto, cerrar los ojos y mirar con los ojos cerrados.


(Generalmente cuando cerramos los ojos, entramos en modo “ojos cerrados” y muestra mente comienza a divagar en imágenes, pensamientos, diálogos, preocupaciones, ilusiones, etc., así nos olvidamos del sentido de la vista y ella sencillamente deja de funcionar. Permanecer observando, mirando aun con los ojos cerrados es algo que hemos perdido. Generalmente cuando cierren los ojos, muchos verán solo obscuridad, luego con el tiempo uno puede percatarse de que en realidad esa obscuridad era solo una ilusión, uno comenzará a ver diferentes patrones de luces de colores, formas abstractas, chispazos por miles, etc. aun cuando la obscuridad sea total; también se puede observar la inmensidad del vacío, la infinidad en toda dirección. Es a ese estado de percepción al que queremos llegar.)


Cuando uno llega a ese estado, sencillamente se queda atento observando todo lo que ocurre allí, muy atento.


Luego de un rato le decimos mentalmente a nuestro cuerpo con tono de autoridad: “Ya duérmete, tienes que descansar,  mañana tienes mucho trabajo que hacer, YO me quedaré despierto”


Uno sigue mirando con los ojos cerrados tratando de no tener ningún pensamiento ni diálogo interno, porque ellos son los causantes del sueño de la conciencia.


Así, uno permanece lo que sea necesario. En algún momento cuando uno hace esto y no pierde la concentración aparecerán los síntomas del desdoblamiento, (vibraciones, extremidades que se desprenden o parecen flotar, el famoso silbido, o sentir que uno flota o que un repentino mareo se lo quiere llevar o que la cama se hunde o escuchar voces o percibir personajes cerca de uno, etc., hay muchos síntomas del desdoblamiento y varían de persona a persona así que uno no necesariamente debe experimentar lo que otro experimenta). Cuando ocurra esto es seguro que nuestro cuerpo físico está durmiendo o ya está entrando en el proceso del sueño, en este caso, lo mejor es NO MOVERSE, no mover ni un solo dedo y abandonarse al sueño sin perder la conciencia, muy atento; cuando uno hace esto, los síntomas del desdoblamiento se intensifican, en ese momento lo mejor es levantarse, no pensar en levantarse, no imaginar que uno se levanta, uno tiene que LEVANTARSE como cuando se levanta por la mañana, cuando uno hace eso, se es consciente de cómo el cuerpo físico se queda dormido. Es necesario este shock porque nos despierta aún más en el astral.


Puede ser que en algunas personas no se dé ninguno de los síntomas del desdoblamiento y que cuando estén atentos mirando con los ojos cerrados, de pronto el paisaje se modifique dramáticamente, es decir, que de pronto, en vez de solo ver obscuridad o patrones de luz aleatorios y dinámicos, todo eso se convierta en algún lugar, este lugar puede ser algún lugar conocido de nuestro planeta o algún lugar totalmente desconocido o incluso un lugar fantástico, lo importante en todo esto es que uno debe estar consciente, es decir, saber que todo eso está ocurriendo; si es así, tratar de enfocar mejor el paisaje hasta hacerlo real; así, de las siluetas tenues que veíamos, el paisaje comenzara a concretarse y envolvernos como en algunas películas, y ya estaremos allí, en el astral, conscientes. Para confirmarlo podemos usar la antigua técnica de jalarse el dedo con la intención de que se estire, si así ocurre, eso le dará un shock adicional a nuestra conciencia y despertara más.

ivn
aprendizxdexmago@gmail.com

Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.