EL DESDOBLAMIENTO ASTRAL Y LA ENERGIA

Creo que anteriormente ya escribí sobre este tema, pero hay algo fundamental acerca de la energía, que nunca será suficiente; porque, así como un atleta necesita la necesita para poder entrenar y luego competir de una manera exitosa, la persona que se desdobla también.

Para lograr un Desdoblamiento Astral, se necesita energía. Pero ¿qué tipo de energía es esta? Es energía de una naturaleza especial, y es algo que todos deberíamos tener, pero que no todos tenemos.

¿Por qué todos deberíamos tener esa anergia? Porque es natural en el ser humano. Pero ¿qué tipo de energía es esa? Es la energía de la Conciencia. Pero ¿qué es la energía de la Conciencia? La energía de la Conciencia es aquella que se genera, se acumula y se expresa cuando estamos viviendo atentos en este mundo.

Pero me dirán, yo vivo atento, sino, me atropellaría un auto, o me robarían, o tropezaría, etc., pero esa no es la atención de la Conciencia, esa es la atención de nuestra mente. Es una atención, que se desarrolla en un segundo plano, porque nuestra principal atención está en nuestro diálogo mental, en nuestras proyecciones mentales, y, en nuestros sentimientos. Cuando andamos por la vida en ese estado, la Conciencia no está activa.

La Conciencia, para activarse necesita de silencio. Necesita de un espacio. Pero, aunque la Conciencia no está activa, hay algo de ella que se expresa naturalmente, y lo hace porque la Conciencia, además de tener ese nombre tan complicado y abstracto, es finalmente solo energía, un tipo especial de energía, pero energía al fin.





Esa energía está en todo el universo y es la inteligencia suprema, es la que ordena todo. Esa energía es inteligente como solo ella lo es, y ni aún la inteligencia humana puede comparársele, ni comprenderla todavía. Así, cada átomo de nuestro cuerpo, tiene en su constitución esa energía. Por esa razón, en las escuelas esotéricas se dice que todo está formado de tres aspectos: Materia, Energía y Conciencia, y así, cada célula de nuestro Cuerpo Físico es consciente. Por eso podemos hablarles y comunicarnos con ellas para curarnos por ejemplo. De igual manera, cada pensamiento, cada sentimiento, aunque fueran los más triviales, tienen algo de Conciencia, y es por ese motivo, no importando quienes seamos, siempre en algún lugar de nosotros sabemos que hay algo más, y es por ese motivo por el que aunque parezcamos seres materialistas y sin alma, cuando estamos solos, sabemos que si hay algo más. Sin esa energía por ejemplo, nada en el universo existiría. Todas las leyes de la Física y de la Química, provienen de ella, son ella misma, y ese tipo de energía en un organismo vivo, con sistema nervioso, sentidos, y cerebro desarrollado, se transforma en lo que llaman Alma.

Entonces, de alguna manera somos conscientes. Pero eso no basta para que esa energía se haga notable, ese es solo un primer estado. 

El universo, siempre se transforma y evoluciona de lo simple hacia lo complejo y abstracto. Nuestra conciencia también evoluciona de lo sencillo y simple, hacia lo complejo, y finalmente hacia lo abstracto.

Para comprender la atención de la Conciencia, vamos a decir que ella es la que hace estemos conscientes de que estamos conscientes. Cuando estamos atentos de que estamos atentos, entonces esa atención es de la Conciencia. Solo ella puede hacer eso, y por eso es que consideramos a la Conciencia como el juez máximo dentro de nosotros.

Cuando vamos creciendo, la pequeña Conciencia se va enriqueciendo con la experiencia, y se va modelando de una forma muy original; y es que la Conciencia comprende de forma holística cada experiencia. Nuestra mente no está preparada para comprender nuestras experiencias de esa manera, ella, solo ve hechos aislados, y por ese motivo termina clasificando, juzgando, y sentenciando. Así la Conciencia va “creciendo”, evolucionando, y cuando llega a una masa crítica, se expresa de una manera notable y perceptible.

Cuando la Conciencia se desarrolla, naturalmente aprendemos a estar en silencio. Mental y emocionalmente, estamos calmados. Nuestra mente está trabajando para resolver los problemas que se están dando en ese momento, y no está vagando por el pasado ni planeando el futuro, ni  mascullando contra “x” o “y”, ni está tramando venganzas ni nada. Cuando andamos así por la vida, surge un tipo de energía, la energía de la Conciencia, y ella nos ayuda por ejemplo, a estar sumamente relajados observando nuestro sueño y esperando los síntomas del Desdoblamiento Astral.

Pero hay un problema, y este es, que gracias a la manía del ser humano de querer sistematizar todo para una mejor comprensión, ha sistematizado temas que no está en la capacidad de comprobar ni comprender en su total dimensión, y claro, menos sistematizar. 

Ese tipo de conocimiento nos ha llevado a  comprender de una manera errada al ser humano esotérico, el alma, las dimensiones, los cuerpos sutiles o energéticos, Dios, el demonio, los ángeles, etc. Es por ese motivo que a la mayoría se nos hace difícil entender que todo está en todo, que no hay arriba ni abajo, ni materia y energía, que todo finalmente se sintetiza en energía, o deberíamos decir energías que se entremezclan sin confundirse y forman estructuras simples por un lado, y muy complejas por otro, tan complejas que se expresan de formas sorprendentes, como por ejemplo el ser humano.

Entonces: si todo es energía, somos todo. La ilusión de la separación, la puso la mente que le gusta clasificar, sistematizar, organizar. No somos un Cuerpo Físico que lleva dentro un alma. Ni somos un Cuerpo Físico, por aquí, con un Cuerpo Vital más allá; un Cuerpo Astral un poquito más arriba; y un Cuerpo Mental, algo más lejos. No, no somos eso. Somos la sorprendente creación de la Conciencia Universal. Somos una combinación muy abstracta y hasta ahora incomprensible de  diferentes energías, algunas de ellas conocidas y otras no conocidas. Somos seres que aprendieron a ser conscientes de ser conscientes. Somos la expresión aplicada y abstracta de la Conciencia Universal.

Para los que se quieren desdoblar, les digo que tienen que aprender a estar calmos, y serenos. Tienen que aprender a cuidar su energía, y tienen que priorizar sus planes. Les mentiría si les digo que llevando una vida en la cresta de la ola, van a desdoblarse. Hay que vivir atentos, hay que estar conscientes de estar conscientes, y hay que decirse, para recordarse: ESTOY CONSCIENTE DE QUE ESTOY CONSCIENTE.







Ivan Guevara
Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.