¿ES NORMAL QUE EL CUERPO DUELA DESPUES DEL DESDOBLAMIENTO ASTAL?

Cuando se tiene las primeras experiencias de Desdoblamiento Astral muchas personas despiertan con cansancio y dolor físico. También son frecuentes malestares a nivel psicológico, cansancio mental, y ciertas sensaciones raras en la cabeza.

Si comenzamos a practicar alguna disciplina deportiva, es seguro que las primeras semanas nos sentiremos algo cansados, con dolor muscular y alguna fatiga mental. Es así como nuestro Cuerpo Físico de adapta a los nuevos retos físicos y mentales. Con el tiempo nos adaptamos y asumimos naturalmente la nueva forma de vivir.

De igual manera, cuando comenzamos a desdoblarnos, se dan ciertas sensaciones en nuestro Cuerpo Físico, algunas de ellas incómodas.

Los dolores físicos después de un Desdoblamiento Astral, son normales. Algunos se deben a que sin querer y sin saber, hemos estado tensionando los músculos en la etapa de los síntomas. Cuando ya hemos aprendido a relajarnos bien, la salida de nuestro Cuerpo Astral se hace más natural y ya no tenemos que hacer mayor esfuerzo.




He visto que muchas técnicas de Desdoblamiento Astral o Viaje Astral, enseñan que luego de sentir los síntomas, hay que imaginar que uno abandona el Cuerpo Físico, o imaginar que uno se halla en un lugar diferente. Cualquier tipo de experiencia realizada de esta manera, solo nos garantiza un despertar deficiente y una conexión con nuestro Cuerpo Físico que no tendría por qué darse.

Cuando en un Desdoblamiento Astral uno usa alguna de estas técnicas, donde la imaginación toma el papel principal en la experiencia, los lazos con el Cuerpo Físico son bien fuertes, y cualquier experiencia vivida en la Quinta Dimensión, lo afecta fuertemente.

El Desdoblamiento Astral, cuando está bien hecho, es muy similar a una experiencia cercana a la muerte. Uno abandona el Cuerpo Físico y deja de sentirlo: los pensamientos, las decisiones, que uno toma no provienen de nuestro cerebro, sino, de eso que los esoteristas llaman Cuerpo Mental. 

En este tipo de Desdoblamiento Astral, en el que debido ciertas circunstancias, uno está parcialmente conectado con el Cuerpo Físico, las sensaciones vividas con el Cuerpo Astral, repercuten el Cuerpo Físico. Lógicamente, cuando despertamos, lo hacemos con cansancio, dolor físico, y agotamiento mental.

Par evitar esta mala experiencia, lo que se debe hacer, es que una vez se estén sintiendo los síntomas de Desdoblamiento Astral, uno debe levantarse con acciones, levantarse como cuando uno se levanta por las mañanas.

Muchos dirán que si hacen eso, de pronto se levantarán con su Cuerpo Físico y terminarán embromados. Esto no tiene que ocurrir necesariamente si sabemos reconocer los síntomas y además no solo eso, sino, concentrarnos en ellos e intensificarlos mientas dormimos totalmente al Cuerpo Físico para quedamos despiertos en eso que llaman Cuerpo Astral.

Relajarse, concentrarse, abandonarse al sueño sin dormirse, harán que los síntomas se intensifiquen. Uno sabe que está en el estado correcto, cuando trata de levantarse y lo hace con suma facilidad. No hay impedimento, ni esfuerzo, es como si nada pudiera detenernos, ni las cobijas, ni la gravedad.

Cuando se realiza un desdoblamiento Astral de esta manera, el Cuerpo Físico queda inconsciente, dormido. Nosotros, lo que realmente somos, vamos conscientes al Mundo de los Sueños. Allí podemos vivir cualquier tipo de experiencia, y esta no afectará a nuestra parte física.







Ivan Guevara

Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.