LA OTRA REALIDAD CONVERSACIONES CON ELAM (9)






—Mira esa luz tan especial que le da la luna llena a este lugar —habló Julius.
—Es realmente hermoso, ya había visto esa luz antes, no recuerdo en qué lugar.
—Has hablado tanto del Desdoblamiento Astral, pero la verdad, se me hace muy pesado y difícil.
—¿Te duermes? ¿Te sientes cansado? —preguntó Elam.
—Sí, generalmente me duermo.
—El no poder lograr un Desdoblamiento Astral, muchas veces puede depender de la gran cantidad de actividades que tienes que realizar durante el día. La energía y tiempo que demanda el Mundo Tridimensional, atenta directamente contra el Desdoblamiento Astral. El agotamiento físico, emocional, y mental,  hace imposible que vigiles el proceso del sueño; pasas de estar totalmente consciente, a estar totalmente dormido, sin darte cuenta.
—Eso es —exclamó Julius con decepción.
—Si eso te ocurre, entonces puedes hacer lo siguiente. Elige un día libre, un día que puedas estar totalmente desconectado del mundo. Preferentemente no te levantes, quédate en la cama haciendo lo que más te guste: mirar televisión, leer, usar la computadora, etc.
La clave es, no salir de la cama, trata de disfrutar simplemente hacer nada; no estés angustiado, ni pensando en los problemas del mundo, desconéctate totalmente; solo debes levantarte lo justo y necesario. Así permaneces todo el día. Entre rato y rato, te dará sueño, entonces aprovecha para practicar cualquier técnica de Desdoblamiento Astral. Si pasas todo el día en esta actitud, en algún momento, cuando tu Cuerpo Físico esté lo suficientemente descansado, la práctica, sea la que fuere, hará su trabajo eficientemente.
Esta práctica funciona, porque el Desdoblamiento Astral necesita energía, mucha energía, y estar relajados, sin preocupaciones mundanas. Si tienes la oportunidad de realizar esta práctica por dos días, lo más seguro es que logres un Desdoblamiento Astral, o cuando menos, logres experimentar los síntomas principales.
—Cuéntame cómo es el Astral —dijo Julius.
—La mejor manera de conocer esa dimensión —respondió Elam—, no es mediante la narración de alguien más, o mediante definiciones teóricas, si no, estando allí conscientemente. Se conoce París no por haber leído sobre esa ciudad, o por haber visto alguna postal, si no, porque uno llega, y vive allí, lo mismo ocurre con el Mundo Astral.
Los cambios derivados del conocimiento del Astral, modificarán tu forma de percibir el mundo. Términos como arriba, abajo, lejos, cerca, dentro, fuera, dejaran de tener significado absoluto, y solo serán aplicables al Mundo Tridimensional; pero tratar de explicar la Quinta Dimensión con ese lenguaje, será imposible; con los cuentos de alguien más, nada de eso va a ocurrir.
Elam rió mirando la luna tan blanca que parecía un globo metálico suspendido en el infinito.
—Julius, dime ¿Qué ocurre cuando cierras los ojos?
Julius, en ese momento cerró los ojos, esperó cinco segundos y dijo:
—Veo oscuridad, mucha oscuridad.
—¿Sólo eso? Debe haber algo más ¿Te has dado cuenta? Cuando cerramos los ojos, lo que hacemos luego, es perdernos en un mar de imágenes, pensamientos, y diálogos internos
—Si te refieres a eso, no me había parecido importante.
—Claro que lo es, lo que no es importante para el hombre común y corriente, lo es para el que quiere explorar el Astral, porque sabe que allí están las claves para lograr su objetivo; entonces, generalmente cuando cerramos los ojos, luego, poco a poco nos adormecemos: imágenes, recuerdos, sentimientos, vagan por nuestro mundo interno; nuestro Cuerpo Físico, va quedando inconsciente, finalmente, quedamos dormidos, y comenzamos a soñar.
—Sí, generalmente pasa eso.
—El Desdoblamiento Astral —seguía explicando Elam—, es un acto consciente, deliberado, que hace una persona, cuando se ha dado cuenta de que la forma convencional que tenemos de dormir, no es la única; sabe que mientras su Cuerpo Físico descansa, Él puede estar despierto, en la Quinta Dimensión.
Hay muchos métodos para desdoblarse, todos funcionan, pero los mejores son los que logran cambios permanentes en la persona. Esos cambios permanentes están directamente relacionados con el despertar interno. El despertar interno, con el tiempo nos permite estar conscientes en el Astral de una manera espontánea. Cuando se logran desdoblamientos astrales a través del despertar de la Conciencia, esta habilidad adormecida en el ser humano se hace natural, y permanente. La muerte no hará que pierdas esa capacidad; la siguiente vez que estés en este planeta, sencillamente continuarás tu camino.
Existe una forma de lograr el Desdoblamiento Astral que no requiere de mantras ni alguna otra cosa salvo nuestra concentración en estar conscientes, para esto, debemos mantener la atención que tenemos cuando estamos con los ojos abiertos, luego de haberlos cerrado.
Es mejor que hagas esta práctica cuando ya te dispongas a dormir. La posición más eficiente para esta práctica, es la de cubito dorsal. Las manos deben ir preferentemente a los costados, con la palma hacia abajo.
Para realizar esta práctica, primero debes estudiar, cómo es el proceso de fijar la vista en algo. Cuando hacemos esto en la vida diaria, no solo ponemos los ojos sobre algo, como un objeto, una persona, o un paisaje, sino que además, esto va acompañado de un proceso mental de atención y concentración; eso mismo queremos realizar pero con los ojos cerrados. Para lograrlo, lo único que debes hacer es: con los ojos abiertos, observa una superficie plana, puede ser la pared, un libro, o un cuaderno; luego, intensifica tu atención y concentración; una vez hecho esto, cierra los ojos y trata de replicar el acto. Si has realizado correctamente el ejercicio, notarás que aun estando con los ojos cerrados, puedes mirar intencionalmente el vacío, y tener la atención enfocada en ello.
Este estudio es necesario, porque generalmente cuando cerramos los ojos, entramos en “modo ojos cerrados” y muestra mente comienza a divagar en imágenes, pensamientos, diálogos, preocupaciones, ilusiones, etc., así olvidamos el sentido de la vista, ella sencillamente deja de funcionar, y soñamos despiertos.
Permanecer observando, mirando, aun con los ojos cerrados, es algo que hemos perdido; por eso cuando cerramos los ojos, solo vemos obscuridad; con el tiempo, te puedes percatar de que en realidad esa obscuridad, era solo una ilusión: comienzas a ver diferentes patrones lumínicos coloridos, formas abstractas, chispazos por miles, etc. Aun cuando la obscuridad sea total, también se puede observar la inmensidad del vacío, la infinidad en toda dirección. Es a ese estado de percepción, al que queremos llegar.
Cuando llegues a ese estado, quédate muy atento observando todo lo que ocurre, trata no tener ningún pensamiento ni diálogo interno, porque ellos son los causantes del sueño de la Conciencia. Permanece en ese estado, lo que sea necesario. En algún momento, si no pierdes la concentración, aparecerán los síntomas del desdoblamiento. Hay muchos síntomas del Desdoblamiento Astral, y varían de persona a persona, así que, no necesariamente debes experimentar lo que otro experimenta. En el momento de que alguno de estos síntomas se manifieste, seguramente tu Cuerpo Físico ya estará durmiendo, o estará en una etapa cercana a ello; allí, ya sabes, no debes mover ni un solo dedo y abandónate al sueño sin perder la Conciencia; si haces eso correctamente, los síntomas del desdoblamiento se intensificarán mucho, en ese momento, una vez más te lo digo, lo mejor es levantarse, no pensar en levantarse, no imaginar que uno se levanta, uno tiene que levantarse como cuando se levanta por la mañana.
Puede ser que algunas personas no sientan ningún síntoma del Desdoblamiento Astral y cuando estén atentos y mirando con los ojos cerrados, comiencen a ver dibujarse paisajes lejanos y extraños; es decir que, en vez de ver solamente oscuridad, o patrones de luz aleatorios y dinámicos, todo eso se convierta en algún lugar; si te ocurre eso, trata de enfocar mejor el paisaje hasta hacerlo real; así, de las siluetas tenues que veías, el paisaje comenzara a consolidarse. Si no has perdido la Conciencia en ese proceso, y de pronto todo el paisaje te rodea como en el Mundo Tridimensional, estas en el Astral.
Hacia el este, entre pequeñas lomas se dibujaba un gran conjunto de árboles. Elam dijo:
—Vamos allá, no tienes idea de lo que es un bosque en estas circunstancias.
—Vamos —respondió Julius, mientras un sentimiento de independencia de todo lo que involucraba ser un hombre en este planeta, se expresaba en su mente y en su corazón.
—Hoy experimento algo raro y especial dentro de mí —continuó hablando Julius con una voz libre y festiva—; no sé exactamente qué, pero es como si el mundo hubiera quedado atrás con todas sus preocupaciones.
—¿Se siente bien, no? —Respondió Elam en tono de pregunta.
Un camino de herradura terroso los guiaba a través de subidas y bajadas. Mientras caminaban, Julius, sintió sus pasos ligeros, parecía que estaba flotando, miro hacia el suelo y notó que sus zapatos estaban sobre la tierra.
—Me siento como si flotara —habló Julius dirigiéndose a Elam.
—Es solo impresión tuya —respondió ella—. Hemos estado hablando mucho acerca del Desdoblamiento Astral y hay muchas cosas aun. Ahora voy a enseñarte otra forma más de estar consciente en la Quinta Dimensión. Antes de ir a dormir, amárrate a alguna extremidad del cuerpo, algo que se note que está allí. El objeto puede ser una cuerda, una pañoleta, un anillo, cualquier cosa que permanezca allí sin caerse, lo importante es que moleste sin causar daño. Entonces ve a dormir.
—Ya sé, el objeto debe ser mágico.
Anterior       Siguiente
De venta en Amazon:



Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.