CON QUIENES SOÑAMOS

Si recordamos los sueños que tenemos nos daremos cuenta de que generalmente los hacemos con personas cercanas a nosotros, familiares, amigos, personas con las que trabajamos, personas a las que ya no vemos , personas desconocidas, etc. Los lugares que visitamos en esos sueños son muchas veces lugares desconocidos, también hay lugares conocidos, y lugares que son mezclas de sitios que conocemos y otros que no. También soñamos con lugares totalmente desconocidos y espectaculares, etc. Todo eso esta bien y es normal se puede decir.



Como creemos que los sueños solo ocurren en nuestro cerebro no nos cuestionamos nada y no le damos ninguna importancia. Vivimos obsesionados con este mundo porque pensamos que es todo lo que hay. Muchas veces, actuamos de formas absurdas e impredecibles y decimos: así soy yo, o es propio de mi personalidad ser así. Las angustias que nos afligen las aceptamos como situaciones normales y como parte del juego de ser humano. Cada una de las características que la sociedad ha calificado como defectos o pecados capitales nos llevan como hoja de periódico a merced de un remolino por el mundo y no tenemos el control de nada. Al parecer no podemos hacer nada y tal vez sea la verdad, tal vez no podamos hacer absolutamente nada porque una parte de nuestra personalidad, la mas grande diría yo, no está influenciada por el mundo humano, sino por el mundo de los sueños.

El mundo de los sueños tomado como un mundo irreal y creación de nuestra mente es más real de lo que pensamos. Es tan real que influencia en nuestro mundo físico en una gran parte.

La 5ta dimensión o mundo astral o mundo de los sueños, o mundo onírico, o como se le quiera llamar existe realmente y es una dimensión mas de nuestro universo. Ese mundo tiene sus habitantes, habitantes de toda naturaleza.

Así como este mundo esta poblado por los seres más diversos, el astral también tiene habitantes de lo más variado. Muchos de ellos son bastante astutos y malintencionados si los calificamos con adjetivos humanos, pero solo siguen su naturaleza de acuerdo a sus necesidades. Así como el ser humano es el máximo predador de este mundo y no es juzgado por eso, algunas criaturas del astral también son predadoras, en síntesis no son malas ni buenas, solo hacen lo necesario para sobrevivir.

Esas criaturas recurren a los medios más sofisticados para obtener el pan de cada día. Se han especializado y obtienen su alimento de nosotros. En el astral no puedes comer, no hay alimentos físicos, ni proteinas ni carbohidratos ni grasas ni nada, lo que se necesita para mantrener la conciencia se ser, lo que es indispensable, es energía y conciencia.

Las personas que se desdoblan o viajan astralmente habrán notado que una vez logrado el desdoblamiento o viaje astral, lo más difícil luego es mantenerse consciente allí. Se necesita mucha energía para investigar ese mundo. Cuando el combustible se acaba, por decirlo de alguna menera, el astral se hace inaccesible de una manera cosciente. Es por eso que mucha gente quiere desdoblarse pero como para todo el día en múltiples ocupaciones ya no le queda más energía para desdoblarse. En tonces solo queda soñar y eso es lo peligroso.

Solo soñar es peligroso porque no sabemos que hacemos ni a donde vamos en el mundo astral. Estamos completamente inconscientes. Esta inconsciencia es mantenida, sostenida y luego aprovechada por muchas entidades del astral. En el estado de inconsciencia en que nos encontramos, en el astral, literalmente somos las vacas lecheras de las entidades que habitan ese mundo. Muchas veces estamos tan inconscientes que en el astral estamos durmiendo tirados como si hubiéramos bebido en exceso en una gran fiesta. O caminamos a tumbos deambulando por cualquier sitio. Muchas veces las visiones del astral referente a esto, se parecen a los lugares de nuestro mundo donde hay gente hebria, y drogada que no sabe quien es, ni a donde va. Ese estado como dije, es conveniente para que literalmente nos expriman energía y no nos demos cuenta. Luego nos despertaremos sumamente cansados, o con un dolor de cabeza inexplicable o con depresiones que no sabemos de donde vienen.

Las entidades del astral que viven de nosotros usan lo que el mundo conoce como defectos, pecados para robarnos energía. En el proceso de intercambio de energía, la energía no migra automáticamente de un individuo a otro, de alguna menera tiene que haber consentimiento del donante. Por ejemplo en una relación romántica hay intercambio de energía, ambos miembros de la relación concienten en dar energía en forma de afecto, caricias, atención, palabras, etc. Como el intercambio es mutuo la relación se retroalimenta y los integrantes no se sienten cansados ni aburridos ni frustrados. Cuando alguien en la relación da menos que el otro entonces esta ganando energía y no la esta devolviendo. En el fondo torna a volverse mas fuerte y como no sabe manejar la energía excedente se vuelve malvado, cruel, y termina convirtiendose en un tirano. Cuando hay una pelea, una discusión, quien se impone se va con la frente en alto y con paso de triunfador desbordando energía, el que pierde baja la cabeza, siente frustración e incluso frío y otros síntomas, ha perdido energía. En fin sobran los ejemplos que podríamos tomar del mundo humano, lo importante es darse cuenta de que cualquier relación, actividad de el mundo, involucra dar y recibir energía. Como estamos acostuimbrados a esta dinámica ya que así funciona nuestra sociedad, es sumamente fácil a cualquier criatura del astral ponernos en situacoines en las que inconscientemente donamos nuestra energía. Así es como terminamos siendo sus vacas lecheras.

Mientras no estemos conscientes del astral, mientras sigamos creyendo que los sueños son solo sueños, nunca saldremos de esto. Las entidades que se alimentan de nosotros no estan interesadas en que despertemos, esa es una razón de porque muchos de los que tratan de salir conscientemente al astral en algún momento son atacados, les entra el miedo y finalmente dejan de practicar.

Así que con quien soñamos es importante. En un gran porcentaje la gente con quien soñamos no es precisamente la gente que es. Soñamos con la enamorada, los hermanos, los amigos, enemigos, los padres, los compañeros de trabajo, etc. etc. etc. Pero todos esos personajes en su gran mayoría son entidades del astral fingiendo ser parientes, amigos, parejas, enemigos, desconocidos, etc. Se disfrazan de esa manera para envolvernos en sus telarañas, así nos volvemos confiados y finalmente terminamos dandoles energía participando de alguna situación creada por ellos.

Si estas desdoblado o viajando astralmente y estas consciente y ves a tu padre o tu hermana o tu pareja acercarse o estar junto a ti. Mírala fijamente, y ve que pasa, ella se dara cuenta y te mirará entonces mirándolo a los ojos le dices: tu no eres mi padre, hermana, pareja, etc ¿No es así? Se fuerte y manten un caracter inalterable de serenidad y valentía. La entidad al verse descubierta no te hará nada, solo te enviará de regreso a tu cuerpo. O tal vez te ataque para lo cual valdrá defenderse usando cualquier medio.

En el astral mientras estamos soñando, nuestra mente es programada y reprogramada sutilmente para que sigamos siendo lo que somos, con nuestros vicios, defectos, falsos sentimientos, etc. Así nunca cambiaremos, y nunca dejaremos de ser las vacas lecheras del astral.

Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.