BLASFEMIA Y SACRILEGIO

Según Wikipedia:

El sacrílego es aquél que no siente respeto o le falta al respeto a lo que otros consideran sagrado. Lo que perciben como su crimen es llamado sacrilegio y si este crimen les parece deliberado se le llama profanación. Las palabras sacrílegas se condenan a título de blasfemia.

• comete sacrilegio personal el que insulta la persona de un sacerdote o en el ejercicio de sus funciones

• comete sacrilegio local el que profana lugares sagrados (altares, iglesias, cementerios, etc.)

• comete sacrilegio real el que profana las cosas sagradas (los santos sacramentos, la hostia, los santos Evangelios, los vasos sagrados, las reliquias, las cruces, las imágenes y los ornamentos)1
La blasfemia es una irreverencia hacia lo venerado por una religión. Para muchas culturas está mal visto que se insulte de forma escrita u oral al dios o dioses de su religión establecida, y estas restricciones tienen categoría de ley en algunos países, en especial en las teocracias.

• En muchos idiomas las blasfemias se pueden maquillar empleando eufemismos.

• Blasfemar (del griego blaptein, "injuriar", y pheme, "reputación") etimológicamente significa grave irreverencia hacia alguien o algo digna de estima. Pero en su uso estricto y generalmente aceptado se refiere a una ofensa a un dios.

• En el idioma español, y la cultura hispana en general, abunda el uso de blasfemias y expresiones que pueden considerarse blasfemas. Un ejemplo común son las interjecciones escatológicas del tipo "me cago en ..." donde el santoral, Dios Padre, Jesús y hasta la Trinidad entera pueden completar la expresión.




Luego de leer estas definiciones nos damos cuenta que tanto sacrilegio como blasfemia fueron creadas especialmente para defender a las iglesias de quienes cuestionaban a sus personajes dirigentes. También se trataba de rodear de aun aura de falsa santidad a las iglesias, altares, hostias, evangelios, reliquias, cruces, y cuanta cosa se les ocurriese para luego castigar a quien osase cuestionarlas.

Como vemos tanto la blasfemia y el sacrilegio fueron creaciones de gente interesada en gobernar impunemente a la humanidad. Con estas palabras ajusticiaron la muerte a miles de personas que no pensaban como ellos y así siguieron garantizando la ignorancia de la humanidad para manipularla.

Dios nunca hablo de blasfemia ni sacrilegio porque un Dios que cree en eso no puede ser Dios. Un dios que se siente amenazado por una parte de la sociedad por ideas libres no puede ser Dios.

Dios está por encima de las mezquindades de las religiones, iglesias, filosofías, escuelas, sectas, que creen en la blasfemia y el sacrilegio.

Acabar con esas dos palabras bien grabadas en nuestro subconsciente es vital para liberarse de la creencia de la culpa que tanto daño hizo y hace a la humanidad.

Comprender que cuando alguien te juzga de blasfemo y sacrílego, solo esta defendiendo intereses políticos y económicos es vital.

En este universo no hay unas cuantas cosas santas elegidas por unos cuantos, Dios nunca haría eso.

aprendizxdexmago@gmail.com
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.